¿Cuánto café se le pone a la cafetera?

Share on facebook
Share
Share on twitter
Tweet
Share on email
Email
Share on print
Print

Last Updated on octubre 9, 2020 by Cristina Vélez

Uno de los errores más comunes cuando preparamos café en casa consiste en usar la cantidad incorrecta de granos de café. Esto da como resultado un café demasiado aguado o demasiado fuerte. Afortunadamente, se trata un problema muy fácil de resolver… siempre y cuando nos pongamos de acuerdo en de el tamaño de la taza y de las unidades de medición que usaremos.

Medir bien el café es importante por dos razones principales: primero para que tu café tenga un buen sabor y segundo para que sea de consistente; esto es que siempre tenga la intensidad que tú prefieres.



¿Cuánto café se le pone a la cafetera? 1

En este artículo, hablaremos sobre cómo medir el café con y sin báscula, cuál es y quién define el estándar para preparar café, así como es la importancia de saber que no todas las tazas medidoras son del mismo tamaño. También te presentaremos una calculadora que te será útil para encontrar la cantidad de café molido recomendada para preparar cualquier cantidad de porciones de café.

Si prefieres saltarte el resto de la introducción, puedes ir directamente a nuestra calculadora para cantidades de café y agua.

¿Quién decide lo que es una taza estándar de café?

Objetivamente hablando, no existe algo podamos asegurar que sea, de manera absoluta, la mejor relación entre cantidades de agua y de café en grano. Sin embargo, existe un rango con el cual la mayoría de la gente está de acuerdo que puede considerarse el “punto justo”. Técnicamente esto se llama el “Golden Cup Standard” y lo define la Specialty Coffee Association (Asociación Internacional de Cafés de Especialidad) en términos de cuántos sólidos de café disueltos deben de estar presente en una cierta cantidad de café preparado. Para obtener una taza de café que cumpla con este estándar, recomiendan usar una proporción de café-agua de 55 G/L±10%, con agua a una temperatura de 93.0°C ± 3° (200°F ± 5°).

Expresando lo anterior en palabras más sencillas:

Para preparar una taza de café estándar, utiliza 5 a 6 gramos de café molido por cada 100 ml. de agua y asegúrate de que el agua esté a una temperatura cercana a 93.0°C (200°F).

¿Y qué pasa si queremos medir el agua en tazas, en vez de en mililitros?

Mientras investigaba la información necesaria para escribir este post, me encontré con la sorpresa de que la “taza” no es una medida estandarizada, por lo que su valor en la práctica, varía mucho. Ni siquiera los fabricantes de equipo para preparar café se ponen de acuerdo en cuál es su tamaño.

¿Cuánto café se le pone a la cafetera? 2

En vista de lo anterior, antes de continuar sería bueno responder la pregunta siguiente:

¿Cuántos mililitros son equivalentes a una taza?

Según lo que dice Google, una taza estadounidense es equivalente a 8 onzas líquidas. Pero, si se trata de preparar café, una taza NUNCA se define como 8 onzas, no importa en qué país te encuentres.

Por curiosidad, me dispuse a medir la capacidad de mi vieja cafetera Braun que tengo en casa. Una taza, según la medida anotada en su jarra medidora, equivale en realidad a 5.4 fl oz (160 ml), lo cual es considerablemente menor que la mencionada taza estadounidense. Por otro lado, según Wikipedia una taza tradicional de café en los Estados Unidos es usualmente de 4 oz. fl. (118 mL).

Si te pones a medir lo que distintos fabricantes de equipo para café consideran una taza, según lo que está marcado en las jarras de las cafeteras que venden, encontrarás que la medida de una taza en la práctica varía entre 4 y 6 onzas (118 a 177ml).

Espero no ser la única que se confunde con tanta variación entre tazas. Afortunadamente, existe una solución muy simple y efectiva: usa una báscula para medir. Mide tu café y tu agua utilizando gramos y siempre obtendrás una buena taza de café ― sin importar de cuántas onzas (o mililitros) sea tu taza.

Pero, puede parecerte raro que acabo de mencionar que midas tu agua en gramos. No es tan raro si recuerdas que un mililitro de agua pesa un gramo. En otras palabras, cuando se trata de agua, los gramos y los mililitros son la misma cosa. Puedes medir sin problemas el agua usando medidas de volumen, como las tazas medidoras, o por peso, usando una báscula.

No tengo o no quiero usar una báscula para preparar mi café

Créeme que lo entiendo. Las básculas no son indispensables para que puedas disfrutar de tu café de la mañana. Por eso voy a explicarte cómo medir el café molido sin usar báscula.

Taza de agua más cucharada de café igual a taza de café preparado

Vas a necesitar algunas cucharas y tazas medidoras. Las medidas más comunes de las cucharas para medir café son 15 ml (1 cucharada) o 30 ml (2 cucharadas). Checa cuál es la capacidad de las cucharas que tengas, porque no todas son iguales; la capacidad por lo general está escrita en el mango de la cuchara.

Una cucharada rasa de café molido pesa aproximadamente 5 gramos; si la haces copeteada, tendrás unos 7 a 8 gramos de café. Para simplificar las cosas, supongamos que estamos usando tazas de 5 onzas (148 ml). Suponiendo que todo lo anterior es cierto, entonces:

Para preparar una taza de café, usa una taza copeteada de café molido por cada taza de agua

Esta regla es aproximada, pero será suficiente si eres de los que no se preocupan demasiado por la precisión en las mediciones. Pero, si eres más como yo, entonces te recomiendo ampliamente que mejor uses una báscula. Te dará una mayor precisión y consistencia en tu preparación de café, para que te salga siempre justo como a ti te gusta.

¿Cuánto café molido debo usar para preparar un Cold Brew (café infusionado en frío)?

Como mencionamos previamente, la proporción estándar de 55 g/L (1:17) aplica sólo si preparas café con agua a temperatura cercana a la ebullición, o sea para preparar café usando cafetera de goteo, prensa francesa o café vertido, pero no para hacer cold brew.

Para preparar cold-brew, primero se hace un concentrado dejando reposar agua fría con café molido durante 18 a 24 horas, usualmente en el refrigerador. Este concentrado se hace con una proporción de 1:8 a 1:5 (esto es, una parte de café por 5 a 8 partes de agua, según qué tan intenso lo quieras).

Una vez que está listo para consumir, el concentrado se diluye con agua y hielos, por lo general en proporción 1:2. Si te interesa conocer más detalles, te recomendamos que leas nuestro post sobre cómo preparar cold-brew.

¿El molido afecta a la intensidad del café?

Sí y no. Uno de los factores esenciales para mejorar la calidad en la preparación del café es obtener el grado apropiado de molido, el cual depende del tipo de cafetera o método que uses, y de qué tanto tiempo permanezcan en contacto el agua caliente con los granos de café.

Un molido demasiado grueso disminuye la intensidad del café, pero también hace que se desperdicie porque la mayoría de los sabores quedan atrapados en el grano (en vez de en tu taza). Por otro lado, si el molido es demasiado fino, puede amargarse el café, debido a la sobre-extracción.

Encontrar el grado óptimo de molido a menudo requiere de experimentación. Puedes conocer más sobre el tema en nuestros posts sobre molido de café.

Por lo tanto, es mejor ajustar la intensidad de tu café por medio de la cantidad de café molido que uses, manteniendo el grado de molido óptimo para el método de preparación y tiempo de contacto que utilizes.

¿El grado de tueste afecta la intensidad del café?

No. Contrario a lo que mucha gente cree, un tueste más obscuro no implica un café más intenso. La razón por la que algunos creen que sí, es porque los molidos obscuros tradicionalmente se asocian con ciertos sabores fuertes como el tostado o el carbón. Cuando usas granos de café de tueste muy obscuro, en realidad no estás incrementando la intensidad del sabor de café, sino que pierdes muchos de los sabores originalmente presentes en el grano y los sustituyes por un sabor como a quemado.

La proporción correcta entre café molido y agua es solo uno de varios factores a considerar

Existen seis factores fundamentales para la preparación de café, y son:

  1. Elegir tu método preferido de preparación de café y usarlo correctamente.
  2. La proporción correcta entre café molido y agua
  3. Un grado de molido adecuado
  4. Agua fresca y potable (pero no destilada)
  5. Tiempo correcto de contacto entre los granos de café y el agua caliente (tiempo de infusión)
  6. Un medio para filtrar. Por ejemplo, el sabor de tu café será distinto si usas un filtro de papel o un filtro de malla de metal.

Todos estos pilares tienen un impacto en la calidad y sabor del café que prepares. Pero, si aprendes a medir la cantidad correcta de café y agua que usas, estarás bastante avanzado en tu camino para perfeccionar la preparación de la taza de café ideal.

La forma de preparar tu café es una cuestión de gusto personal

En este blog, estamos convencidos de que la mejor manera de preparar café es aquella que tú prefieras. Las recomendaciones que manejamos son sugerencias para un punto de partida, y tú siempre puedes hacer los ajustes que desees. ¡Deseamos que siempre disfrutes de tu taza de café!

This post is also available in: English (Inglés)

Share on facebook
Share
Share on twitter
Tweet
Share on email
Email
Share on print
Print
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Click to access the login or register cheese
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Scroll to Top

Este sitio usa cookies para ofrecerte una mejor experiencia en nuestro sitio.